Home Top Ad

¿Suben los buenos (al cielo) y bajan los malos (al infierno)?

Share:
¿Suben los buenos (al cielo) y bajan los malos (al infierno)?

Es una idea muy común, pero es absolutamente errónea. Alimenta el orgullo humano y por lo tanto ha sido ampliamente aceptado. Pero Dios es demasiado santo y nosotros somos demasiado pecadores para entrar al cielo por obras humanas.

En la última página de la Biblia leemos: "Pero no habrá manera de entrar en ella nada que contamine o cause abominación o mentira, sino sólo aquellos que están escritos en el Libro de la Vida del Cordero" (Apocalipsis 21:27).

Ningún pecado en absoluto, ni siquiera una pequeña mentira es capaz de entrar en la presencia de Dios. Él es demasiado santo incluso para mirar al pecado. Nunca podrá tolerarlo ni acostumbrarse a sus consecuencias devastadoras.

No hay ninguno bueno

Algunos imaginan que un juicio es como un equilibrista en la cuerda floja, equilibrando el bien con las malas acciones. Si el bien pesa más que el mal, entonces todo estará bien. La Biblia enseña algo diferente:

En primer lugar, leemos la poco halagadora noticia de que todos nosotros somos pecadores: No hay justo, ni aun uno, porque todos pecaron y están destituidos de la gloria de Dios". (Romanos 3:10 y 23).

El pecado y la Gracia de Dios

Entonces leemos que "Todas nuestras justicias son como trapos sucios" (Isaías 64:6), así que realmente estamos perdidos, excepto que el mensaje del Evangelio satisface nuestra necesidad más profunda porque, "Porque por gracia sois salvos por medio de la fe, y esto no de vosotros mismos; es don de Dios, no de obras, para que nadie se gloríe". (Efesios 2:8,9).

En otras palabras, la salvación (el paquete completo de rescate de Dios) es un regalo de Dios, disponible para todos los que lo reciban.

Eso no significa que no sea bueno ser bueno. El mundo necesita desesperadamente más "buenas" personas.

El cielo es un lugar de pecadores arrepentidos

Cuando una persona está bien con Dios, él o ella encontrará que el Señor le da un profundo deseo de ser y hacer el bien. Por eso los cristianos han trabajado por la reforma social y han dado su vida en servicio como misioneros en el extranjero o en casa para ayudar a los demás.

Si amamos y vivimos para Cristo, encontraremos que también amamos y vivimos para los demás. Sin embargo, esto es un resultado de confiar en Cristo, no como un medio de tratar de encontrar el favor de Dios.

El cielo está lleno de gente mala, pero lleno de gente mala que se ha vuelto de su pecado, ha confiado en Cristo y ha sido perdonada. Jesús vino al mundo por todos, porque vino a buscar a los pecadores y todos calificamos.

Todos necesitan recibir a Cristo y encontrar que Él les ha reservado un lugar en el cielo.

Una persona puede ir al cielo:
  • Sin salud
  • Sin riqueza
  • Sin fama
  • Sin un gran nombre
  • Sin aprender
  • Sin una gran ganancia
  • Sin cultivo
  • Sin belleza
  • Sin amigos
  • Sin otras 10.000 cosas

Pero una persona no puede nunca ir al cielo sin Cristo.

No hay comentarios